Atención a la hormona del estrés

  • Conversemos

  •  

El cortisol es una hormona producida en las glándulas suprarrenales, ubicadas en la parte superior de los riñones. La llaman la hormona del estrés, ya que se libera precisamente cuando estamos estresadas.El exceso de trabajo, una situación de mucha tensión o incluso un susto, disparan las señales en nuestro cerebro para que se libere el cortisol. El estrés es una alerta de peligro y prepara a nuestro cuerpo para enfrentarlo. “El cortisol es responsable de una amplia gama de acciones fisiológicas dentro del organismo. Incrementa los niveles de azúcar en la sangre, disminuye la acción del sistema inmunológico, disminuye la formación ósea, tiene efectos antiinflamatorios y antihistamínicos, participa en el metabolismo y en la homeostasis de agua y electrolitos entre otros” explica el farmaceútico Kenneth Barrantes.  

Ahora bien ¿por que esta hormona en particular debe tener nuestra atención? Según detalla la doctora Cindy Delgado, sin duda esta hormona es esencial para nuestro cuerpo, pero es importante prestarle atención a sus niveles. Tener un alto nivel de cortisol significa una disminución en la acción del sistema inmune y esto nos expone a enfermedades. También se ha relacionado directamente con la formación del cáncer por dos razones: al deprimir el sistema inmunológico nuestro cuerpo se expone a esta enfermedad y al generarse cortisol se pierde el equilibrio entre el estrógeno y la progesterona, un aspecto que tiene relación específica con el cáncer de mama. “De hecho uno de los principales factores de riesgo del cáncer de seno, es la exposición a altos niveles de estrógenos” explica la doctora.

No obstante, Barrantes señala que si bien se ha determinado una relación directa entre el cortisol y este tipo de cáncer, no hay claridad sobre cual genera cual.  “No se logra determinar de forma concluyente si los niveles altos de cortisol son causa o consecuencia de la presencia del cáncer, pero sin duda existe una relación” explica el especialista. Si estas relaciones no son suficientes razones para prestarle atención a esta hormona, tal vez lo son los efectos que genera la misma en nuestro cuerpo. 

"Un estilo de vida saludable, acompañado de prácticas como el yoga, caminar, nadar o leer un libro, dependiendo de cada persona, nos pueden ayudar a contrarrestar un poco todos los problemas del diario vivir y de esta forma disminuir las secreciones de cortisol explica Barrantes. "
 Más que estrésEl cortisol además puede vincularse con características particulares de nuestro comportamiento y consecuencias físicas que podrían ser indeseables, ya que existe efecto sobre diferentes sistemas de nuestro cuerpo. “Una cantidad elevada anormal circulante en la sangre (de cortisol) puede alterar desde los estados psicológicos de la persona, hasta su presión arterial, sistema inmunológico, entre otros” especificó Barrantes. 

 Efectos de los altos niveles de cortisol

  • Irritabilidad constante.
  • Sentimientos de ira.
  • Ganas de llorar.Dolores de cabeza.
  • Palpitaciones.Hipertensión.
  • Problemas digestivos.
  • Dolores o calambres musculares.
  • Infertilidad e interrupción de la menstruación.
  • Perdida de memoria debido a que los niveles altos de cortisol dañan la conexión neuronal entre células cerebrales.
  • Disminución de las defensas.
  • Controlar el cortisol

La ventaja, explica Barrantes, es que el cuerpo tiene su propio sistema para controlar los niveles de cortisol en la sangre “Funciona cuando hay exceso o deficiencia de cortisol, cuando los niveles de cortisol se encuentren elevados o no hay señales de estrés, en ese momento se emite el mensaje de no liberar cortisol, lo que se conoce como retro control negativo” detalla.

No obstante, este sistema también puede tener fallas.  “Ante la duda de un mal funcionamiento de este sistema de control, las personas pueden optar por realizarse un examen de sangre para que en conjunto con su médico (preferiblemente un endocrinólogo) puedan descartar cualquier irregularidad que pudiese existir” recomienda el farmacéutico. Además de llevar el control médico, es importante también evitar que la hormona se eleve mucho, es decir, disminuyendo los niveles de estrés.¿Cómo lograrlo? Mediante un abordaje profiláctico. 

Fuentes: Doctora Cindy Delgado 8766–5281 Farmaceútico Kenneth Barrantes