Solana Schumacher: optó por una reducción preventiva

  • Conversemos

  •  

 Nunca tuvo cáncer. Las biopcias diagnosticaron que en los senos de Solana solo había una masa que no dejaba de crecer. Era una muchacha que con 17 años sentía vergüenza de ponerse camisas descotadas y por el contrario siempre tapaba esa área del cuerpo con una bufanda, aunque el clima marcara más de 32°C.

“Era etiquetada por mis tetas, tenía muchos problemas con que los hombres me vieran, además sufría dolencias físicas porque eran muy pesadas”, cuenta Solana Schumacher, diseñadora gráfica y modelo.

Hoy, Solana tiene 26 años es madre de Julián, un pequeño de cuatro años y ha sido operada dos veces de sus senos. La primera vez fue para quitar todos los quistes que creían y crecían y la segunda para cambiar un implante que se encapsuló.

Solana Shumacher modelo que optó por una reducción preventiva junto a su hijo Julián.
FOTO: Por Jeannine Cordero / Producción Laura Castillo ampliar

“Mi ginecóloga fue quien sugirió que me quitara todo porque mis senos eran una masa gigantesca y podían ser peligrosos porque soy poliquística en los ovarios. Me puse implantes, pero al cabo de un tiempo, tuve que volver a operarme porque se me encapsuló uno de ellos”.

La primera vez que se operó fue en el 2008 y en el 2012 volvió a pasar por el quirófono por no tratarse a tiempo una neumonía. “El problema de los senos se había terminado hasta que no cuidé bien una infección y se me encapsuló el implante. La operación no es dolorosa pero sí molesta, porque uno no puede ni levantar los brazos y por un tiempo usar un brassier grande”.Solana no tiene historial familiar. Ella fue adoptada cuando sus padres, sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, vivían en Argentina. “He tenido varios problemas de salud y en algún momento me dio la curiosidad por saber el historial de la familia pero, ¿la verdad? es que es muy raro consultar con unos desconocidos para solo saber sobre salud”.

Además de ser modelo, amante a los gatos y diseñadora gráfica, Solana está certificándose como instructora de pilates pues es la disciplina que la ayuda a enfrentar su problema de escoliosis a raíz del crecimiento de sus senos. “Era el ejercicio que me ayudaba a fortalecer la espalda, la columna y el abdomen. Es lo único que me gusta hacer”Ella dice que le teme al fracaso pero ha afrontado cada uno de los obstáculos con mucha valentía. “Antes solo tenía miedo, pero con el tiempo aprendí a que eso no tiene que paralizarme”.

PUBLICADO: 19 de Diciembre, 2013 AUTOR: