• Conversemos

  •  

Rousseff style: ¿Por qué Dilma es la mujer más poderosa de América?

Tiene poder y lo sabe. Tiene carisma. Tiene popularidad. Pero también tiene la prudencia necesaria para evitar el show característico de otros gobernantes sudamericanos y mantener un perfil moderado, casi bajo. Excepto por sus cejas, evita los extremos.

Dilma Rousseff
FOTO: ampliar
Dilma Rousseff está está al mando de la sétima economía más grande del mundo, con un Pruducto Interno Bruto de $2.4 trillones -aunque estos últimos dos años han sido los de menos crecimiento en la década-. Y es la mujer más poderosa de América Latina, según el último ranking de la revista Forbes. Pero Forbes, además del dinero, mide la aparición en los medios de comunicación, en las noticias; su gestión en redes sociales (cantidad de seguidores en Twitter y Facebook y suscriptores en Youtube) y el alcance de su impacto en la industria y la cultura a nivel mundial: a cuánta gente impacta y cómo lo hace.

[[OBJECT_PESO_3]] 

¿Cómo es que esta brasileña exrevolucionaria es más poderosa e influyente que Hillary Clinton y Michelle Obama?  En conjunto con los analistas internacionales Guillermo Barquero y Alejandro Barahona, buscamos algunas respuestas: 1. Un estilo propio. Rousseff no obedece a patrones predefinidos. Ni siquiera su predecesor y tutor, Lula da Silva, ha podido influir en ella en contra de su propia identidad. Aunque es claro que algunas de sus actitudes parecieron contradictorias en la mitad de su gobierno, lo cierto es que la mandataria ha aprovechado la plataforma social robusta que le ha dejado Lula para impulsar la economía de su país. De hecho, las críticas más fuertes del pueblo a su gobierno se hacen desde la esfera humanista, que se considera abandonada por una presidenta que prioriza el desarrollo económico por encima del social. 2. No se le ha subido el poder a la cabeza. No pretende ser la mujer maravilla de América Latina, aunque bien podría tener el carisma para serlo. Sabe que es la presidenta de la economía más poderosa de las Américas, dejando de lado Estados Unidos, pero deja los pies plantados sobre la tierra. 3. Coincidencia ideológica. Su política coincide con países de ambos bloques ideológicos en el continente. Tiene una política social de orientación socialista pero una economía de mercado. 4. Resultados económicos. Aunque Brasil se enfrenta a los dos años con menos crecimiento económico de la década, los resultados de la gestión de Rousseff se siguen traduciendo en términos económicos, pues se ha enfocado en mantener la estabilidad. 6. La popularidad viene por añadidura.

Dilma y Lula
FOTO: ampliar
La esencia de Dilma Roussef tiene un trasfondo histórico que se remonta a la cruenta dictadura militar del Brasil del siglo XX. De ahí, dice Barquero, viene la sensibilidad y el profundo respeto a los derechos humanos que promueve la sociedad brasileña y respeta su gobernante. Su apoyo a las trabajadoras del sexo profesionales y al matrimonio entre parejas del mismo sexo demuestra el equilibrio con que ha manejado el conservadurismo típico de la sociedad brasileña y su adaptación al cambio.  

Perfiles

Por María Fernanda Cruz

La bruja, la que luchó por votar, la que cuida a su bebé en África, la que dirige un país, la que saca suspiros con canciones. La que nos sulfura, nos noquea, nos enamora. Un blog de todas para ver el mundo a través de ella, de sus ojos. Y de nosotras, las protagonistas de esta historia.